Para nadie es un secreto que los asiáticos son profesionales en esto de mantener la figura, esencialmente los chinos, ya que su comida es rica en fibra la cual disminuye los niveles de glucosa y colesterol en sangre, además de disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón nos ayuda a reducir problemas como el molesto estreñimiento, que también ayuda a que aquellas toxinas que simplemente no son necesarias, sean desechadas; así como la proteína que le aporta a tu cuerpo un amplio contenido de elementos necesarios, entre ellos la formación y reparación de los músculos, huesos u otros tejidos, dándole vitalidad a todo tu sistema.

Lo divertido de esto es que las variaciones saludables que podemos tener, pueden ir desde cambiar el típico arroz frito por uno al vapor, un tipo de cocción en particular que tiene la capacidad de reducir la cantidad de calorías que contiene el plato, aproximadamente unas 200 calorías de lo habitual, además de vegetales salteados con menor cantidad de sodio y condimentos, sin prescindir de la famosa salsa Sriracha que contiene capsaicina que aunque no lo creas mejora el metabolismo, el estado de ánimo y la memoria. De igual forma las judías que son una rica fuente de proteína, vitamina A, vitamina C e incluso hierro, componente indispensable que nos brinda una dieta saludable, sin salir de nuestra habitual zona de confort, sólo variando un poco aquellos elementos que suelen hacernos daño y agregando o disminuyendo otros qué, aportan de mejor forma aquello que realmente necesitamos ¿Y tú? ¿Te atreverías a incluir la comida china en tu alimentación?