¿Cuál es la historia de este plato?

Como con muchos platos de ésta bella nación, delimitar el origen y la historia exactos del Dim sum, es casi imposible, aunque las teorías al respecto no faltan.

Una de las teorías nos señala que nace de la región de Cantón,  una zona conocida por haber preparado muchos más platillos con características similares a los Dim sum.

La segunda de ellas, nos cuenta que se originaron a partir de la ruta de la seda; pues el Dim sum tiene una curiosa tradición, misma que consiste en siempre acompañarlos con una tacita de té. Entonces, se toma la tradición y se enlaza con la historia sobre que los viajeros debían tomar esa ruta y viajar muchos kilómetros, por lo que debieron crear estos bocadillos para acompañar su té, y facilitar el proceso.

Mientras la última leyenda, que es la más conocida, indica que los Dim sum fueron obra de los cocineros de la corte, que preparaban estos aperitivos para tocar el corazón, y ganarse el afecto de toda la dinastía imperial; algo que tiene que ver con su nombre, el cual alude literalmente, a «tocar el corazón».

Características y variantes

Este alimento se describe como una masa rellena, la cual contiene distintos ingredientes dependiendo la zona en la que se esté cocinando. Tradicionalmente se combina con carne, mariscos, frutas y vegetales, y se sirve con una taza de té.

Estos aperitivos contienen distintas variantes y formas de elaborar, pudiendo cocinarse al vapor, o frito. Siendo su variante más popular, los Char siew bao, unos bocadillos de masa que se acompañan con carne, arroz y algunos vegetales.