El festival rinde homenaje a la historia de la isla y, en particular, a la época en que los saqueadores merodeadores invadieron las aguas de Hong Kong a finales del siglo XVIII.

Una dieta vegetariana de tres días dentro de una semana intensa de celebraciones, procesiones de carrozas, hogueras, desfiles con máscaras y danzas de dragones, coloridos trajes tradicionales y rituales taoístas. Todo esto sucede cada año en la isla china de Cheung Chau (Hong Kong), durante el famoso Festival del Bollo.

En este alboroto de platos vegetarianos, el rey de la tradición era y sigue siendo el "bollo", un bollo relleno cocido en el horno. Este bollo fragante es una de las especialidades de Hong Kong; los lugareños están locos por él y lo comen a todas horas del día, como tentempié, comida, postre e incluso como regalo de bienvenida. Pueden ser dulces o saladas, pero una de las variaciones más populares es la piña. La masa, a la que a menudo se le añade leche o natillas, una vez horneada tiene una atractiva concha mantecosa. El bollo tiene un equilibrio perfecto de desmenuzamiento y suavidad, y se sirve mejor caliente.

Los bollos que se venden durante el festival están hechos con una masa dulce que contiene semillas de loto, semillas de sésamo y judías rojas, en las que están impresos símbolos de paz, salud y prosperidad. Este plato tradicional es también la sabrosa estrella del evento de clausura del Festival del Bollo, que se celebra a la medianoche del último día. Se trata de una carrera tradicional para subir a una torre de bambú de 18 metros cubierta de bollos. Los concursantes deben llegar a la cima y simultáneamente agarrar tantos bollos como sea posible, símbolos de buena fortuna.