La salsa XO, menos conocida que otros condimentos orientales, es considerada una verdadera delicadeza en China, y en particular en Hong Kong, la ciudad donde fue inventada. La salsa es picante, rica y a base de pescado y va bien con varias recetas típicas chinas, por ejemplo, las de fideos o huevos. Pero, sobre todo, es conocido por la calidad y el costo de los ingredientes que contiene, incluyendo el coñac XO del que toma su nombre.

Aunque no se sabe mucho sobre el origen y la popularidad de la salsa XO, fue descubierta por primera vez en Hong Kong en la década de 1980, donde rápidamente ganó un lugar prominente en la cocina cantonesa. La verdadera peculiaridad de la salsa XO radica en la elección del nombre; XO, de hecho, significa extra vieja, ya que uno de los principales ingredientes es un coñac envejecido al menos 10 años, conocido por ser tan refinado como caro. El término también indica, en un sentido más amplio, que la receta es un tributo al lujo y a los placeres de la vida.

La salsa XO original, además del coñac, incluye otros ingredientes muy especiales y a menudo costosos, como mariscos secos picados en trozos grandes, incluidas las vieiras secas (conpoy) y los camarones, que se cocinan con chile, ajo y jamón chino seco de las regiones de Yunnan o Jinhua; también hay variaciones de la receta original, que pueden incluir pescado salado seco y cebolla picada.

Esta salsa rica y compleja en sabor, como se puede imaginar, generalmente tiene un costo no exactamente asequible, que puede variar dependiendo de la calidad de los alimentos utilizados: piense, por ejemplo, que las vieiras secas pueden costar hasta 300 dólares por kilo. La salsa puede comprarse o prepararse en casa, aunque el procedimiento lleva mucho tiempo.